¿Cómo determinar si alguien es un verdadero profeta de Dios?

Por COGwriter

Por algunos años, he denunciado una variedad de falsos y auto-escogidos profetas en el sitio Web www.cogwriter.com. También recibo emails de personas que creen que ellas son algún tipo de profeta o uno de los dos testigos. Por supuesto, esto no significa que Dios no llame a nadie a ser un profeta en este siglo 21,  simplemente que muchos falsos profetas han surgido.

Es sorprendente cómo pocos cristianos realmente entienden lo que el Nuevo Testamento enseña acerca de los profetas. Y muchos parecen preferir sus propias opiniones sobre lo que la Biblia realmente enseña.

Este artículo mirará en las escrituras que deberían ayudarnos a determinar si alguien es un verdadero profeta de Dios o un falso auto-escogido profeta. También incluirá alguna información de otros que han enseñado sobre este tema en el pasado.

Señales de un falso profeta según la Biblia

En el Antiguo Testamento, la Biblia da dos pasajes claramente fáciles de entender para determinar si alguien es un falso profeta.

 21 Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no ha hablado?;

22 si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él. )(Deuteronomio 18: 21-22)

Pero no es sólo que el profeta sea correcto o sea falso. Note también lo siguiente:

13:1 Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios,

2 y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles;

3 no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.

4 En pos de Jehová vuestro Dios andaréis; a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis, y a él seguiréis.

5 Tal profeta o soñador de sueños ha de ser (Deuteronomio 13: 1-4)

Así, si el profeta no guarda y no aboga por guardar los mandamientos de Dios, él también es falso. (Puntos de interés adicionales están en el artículo ¿Por qué estar preocuparse acerca de líderes falsos y heréticos?)

Los falsos profetas a veces usan encantamientos mágicos y otras cosas que Dios condena:

 20 Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra vuestras vendas mágicas, con que cazáis las almas al vuelo; yo las libraré de vuestras manos, y soltaré para que vuelen como aves las almas que vosotras cazáis volando.

21 Romperé asimismo vuestros velos mágicos, y libraré a mi pueblo de vuestra mano, y no estarán más como presa en vuestra mano; y sabréis que yo soy Jehová.

22 Por cuanto entristecisteis con mentiras el corazón del justo, al cual yo no entristecí, y fortalecisteis las manos del impío, para que no se apartase de su mal camino, infundiéndole ánimo,

23 por tanto, no veréis más visión vana, ni practicaréis más adivinación; y libraré mi pueblo de vuestra mano, y sabréis que yo soy Jehová. (Ezequiel 13: 20-23)

Los verdaderos profetas de Dios no necesitan “encantamientos”, etc.

Escrituras sobre los profetas en el Nuevo Testamento

Hay una variedad de advertencias contra falsos profetas en el Nuevo Testamento (Mateo 7: 15-19, 24: 11, 24; Marcos 13: 22; Lucas 6: 26; Hechos 13: 6; 2 Pedro 2: 1; 1 Juan 4: 1; Apocalipsis 16: 13, 19: 20, 20:10).

Pero también hay afirmaciones positivas acerca de profetas de la era de la iglesia también.

Alrededor de seis semanas después de discutir asuntos proféticos individuales con el Dr. Bob Thiel (Marzo 23, 2012) el por mucho tiempo evangelista Dr. R.C. Meredith (quien había sido hecho consciente en marzo 23, 2012, del ungimiento de Bob Thiel en diciembre 15, 2011) declaró en un sermón que en el Nuevo Testamento, el que es un profeta puede tener “predicación inspirada” o enseñanza como opuestas a haber visto una visión o recibir mensajes proféticos en sueños como muchos profetas del Antiguo Testamento hicieron (Meredith R.C. Dios está construyendo una familia espiritual. LCG DVE703 sermón, mayo 5, 2012). Y esto es consistente con lo que sucedió al comienzo de la iglesia del Nuevo Testamento (cf. Hechos 2: 1-18) –si bien en algún punto, los profetas del Nuevo Testamento también pueden tener uno o más sueños o visiones (p. ej. Hechos 16: 9).

¿Quién determina quién será un profeta?

Note lo que enseña el Nuevo Testamento:

 7 Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

8 Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu;

9 a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.

10 A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.

11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. (1 Corintios 12: 7-11, NKJV salvo que se indique otra cosa.)

28 Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.

29 ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros?

30 ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos? (1 Corintios 12: 28-30)

Como se muestra arriba, uno se convierte en profeta por escogimiento de Dios. Sin embargo, parece que a menudo quienes están en la Iglesia de Dios creen que Dios tiene qué hacer las cosas a la manera de ellos, aunque opuestas a las de Él, cuando ciertos líderes son escogidos (y debería considerarse que si bien el finado Joseph Tkac fue específica y públicamente escogido para conducir a la antigua Iglesia de Dios Universal (WCG), él obviamente NO fue la elección de Dios para un líder fiel–Dios usaba otros métodos entonces y ha usado también un método diferente de lo que mayoría habría esperado en el año pasado o algo así para identificar a uno que Él ha escogido).

¿Cómo se convertía en profeta una persona en el Nuevo Testamento? Normalmente era por la imposición de las manos por uno o más de aquellos que habían sido propiamente ordenados dentro del ministerio de Cristo (2 Timoteo 1: 16; Hebreos 6: 2).

Esto es también consistente con lo siguiente:

14 No descuidéis el don que está en vosotros, el cual os fue dado para profecía con la imposición de las manos de los ancianos. (1 Timoteo 4: 14, NKJV)

14 No sean descuidados acerca de los dones con los cuales ustedes han sido favorecidos, que les fueron conferidos a ustedes a través de la divina revelación cuando las manos de los ancianos fueron puestas sobre ustedes. (1 Timoteo 4: 14, Weymouth)

14 Hagan uso de la gracia en ustedes, que les fue dada por la palabra de los profetas, cuando los gobernadores de la iglesia pusieron sus manos en ustedes. (1 Timoteo 4: 14, BBE)

6 Por tanto les recuerdo avivar el don de Dios que está en ustedes por la imposición de mis manos. (2 Timoteo 1: 6, NKJV)

De acuerdo al Apóstol Pablo, los profetas genuinos son escogidos por Dios (no realmente por comités de hombres) y Dios usa a Sus ministros para imponer las manos sobre ellos (y si bien Dios podría escoger ahorrarse este paso, hasta el presente siglo 21, Él no lo ha hecho –Él ha usado la imposición de manos).

Jesús dijo:

15 “Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con vestiduras de cordero, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Ustedes los conocerán por sus frutos.” (Mateo 7: 15-16).

Respecto de los profetas, Jesús afirmó que “por sus frutos los conocerán a ellos” (Mateo 7: 20).

Y los frutos de un verdadero profeta incluyen no sólo mantener las enseñanzas apropiadas de la Iglesia de Dios (COG) desde los tiempos de los apóstoles (Judas 3), sino también específicamente hacer predicciones que ocurrirán.

Tratar con líderes que contradicen la Biblia es una tarea de verdaderos y fieles líderes, y esto incluye a los profetas:

 9 retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen. (Tito 1: 9)

15 Entonces dijo el profeta Jeremías al profeta Hananías: Ahora oye, Hananías: Jehová no te envió, y tú has hecho confiar en mentira a este pueblo.

16 Por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí que yo te quito de sobre la faz de la tierra; morirás en este año, porque hablaste rebelión contra Jehová. (Jeremías 28: 15-16)

Los profetas reales, y aquellos que los evalúan a ellos espiritualmente, deben creer también las reales enseñanzas de Pablo:

 37 Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.

38 Mas el que ignora, ignore.

39 Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas; (1 Corintios 14: 37-39)

Pero, los profetas han de tener cuidado:

 9 Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; (1 Corintios 13: 9)

6 De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;

7 o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; (Romanos 12: 6-7)

Ahora, un profeta del Nuevo Testamento nunca tendría que tener cuidado si la única cosa que él (o ella según Hechos 21: 9) hiciera fuese repetir palabras de un sueño o visión. Y esto es por lo que un profeta del Nuevo Testamento puede ser corregido acerca de algo, incluso si no fue dicho directamente por Dios, sino presumiendo que el profeta se haya permitido a sí mismo ser propiamente conducido por Dios o por el Espíritu de Dios.

Los profetas edifican, asisten y dan aliento, a quienes están en la iglesia:

 22 Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos; pero la profecía, no a los incrédulos, sino a los creyentes.

23 Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos?

24 Pero si todos profetizan, y entra algún incrédulo o indocto, por todos es convencido, por todos es juzgado;

25 lo oculto de su corazón se hace manifiesto; y así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios, declarando que verdaderamente Dios está entre vosotros. (1 Corintios 14: 22-25)

29 Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen.

30 Y si algo le fuere revelado a otro que estuviere sentado, calle el primero.

31 Porque podéis profetizar todos uno por uno, para que todos aprendan, y todos sean exhortados.

32 Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas;

33 pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos, (1 Corintios 14: 29-33)

Los profetas hacen declaraciones que ayudan a los creyentes. Y mientras que esto es también un testimonio para los no creyentes, los profetas tratan de asistir a las personas en la adoración del verdadero Dios.

Los profetas tienen significativa influencia y autoridad eclesiásticas

Note que la Iglesia de Dios está fundada sobre la autoridad de los apóstoles y de los profetas:

 19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,

20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,

21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;

22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu. (Efesios 2: 19-22)

Y aunque lo anterior se está refiriendo en principio a los apóstoles del Nuevo Testamento y a los profetas del Antiguo Testamento, parecería incluir también a otros que fueron enviados (que es lo que significa apóstol) en los tiempos del Antiguo Testamento como también a cualquiera de los profetas en los tiempos del Nuevo Testamento, y a cualesquiera otros apóstoles y profetas a través de la era de la Iglesia.

Aquellos que han sido ungidos/escogidos por Dios para ser profetas tienen una posición claramente elevada en la verdadera Iglesia de Dios:

 28 Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. (1 Corintios 12: 28)

11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,

12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,

13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,

15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,

16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor. (Efesios 4: 11-16)

Si hay cualesquiera apóstoles propiamente ordenados que vivan actualmente en la genuina Iglesia de Dios, aquellos que verdaderamente aceptan el gobierno apropiado de la iglesia deberían aceptar su autoridad espiritual. Si no los hay, entonces aquellos que verdaderamente aceptan el gobierno apropiado de la iglesia deberían aceptar la autoridad espiritual de cualesquiera profetas debidamente ungidos en la Iglesia de Dios, especialmente si hay uno que también haya cumplido un papel evangélico.

Lo que parece pasarse por alto es que alguno, incluso una/la principal autoridad eclesiástica, pueda perder su posición superior. Esto sucedió con Elías, por ejemplo, incluso si bien él había sido un fiel líder por un largo tiempo. Elías, sin embargo, eventualmente perdió la habilidad mental para conducir apropiadamente (1 Reyes 19: 13-18). Dios lo tomó después a él y lo reemplazó con Eliseo como la principal autoridad eclesiástica. Eliseo recibió entonces una “doble porción” (dos porciones, literalmente) del don que Dios había dado a Elías (2 Reyes 2: 9-13). Eliseo recogió el manto de Elías (2 Reyes 2: 13) que Elías dejó caer y que Dios quería que él tuviera (1 Reyes 19: 16-19), puesto que él reemplazó a Elías como la principal autoridad eclesiástica de Dios sobre la tierra (cf. 1 Reyes 19: 16). No obstante, por algunos años después de que Eliseo recogió el manto que Elías dejó caer, Elías todavía estaba vivo. En tanto que muchos por fuera de la genuina Iglesia de Dios parecen dudar de esto, esto está verificado por 2 Crónicas 21: 5, 12-15 (ver también: Elías: El pasado y el profetizado).

Quizás debería mencionarse que A. N. Dugger (de CG7) puede haber sido considerado como la principal autoridad eclesiástica por Herbert Armstrong (si bien tanto Herbert Armstrong como yo tenemos varias dudas acerca de A. N. Dugger). A. N. Dugger personalmente clamaba haber tenido la sucesión desde los tiempos de los apóstoles para mantener la principal autoridad eclesiastica (Dugger, A. Historia de la Verdadera Religión, pp. 306, 308; esto fue confirmado por Robert Coulter en una conversación telefónica en abril 2, 2012 con B. Thiel, en donde R. Coulter explicó varios escritos que él como anterior presidente e historiador de CG7 había encontrado en su investigación).

Sin embargo, incluso si bien A. N. Dugger cayó en severa apostasía (si él estuvo alguna vez verdaderamente en la COG al comienzo), porque él ignoró ciertas verdades (por ejemplo, A. N. Dugger vio verdad en la doctrina que le trajo Herbert Armstrong como lo admitió por escrito en julio 28, 1929; y cuando él tuvo una oportunidad con su nueva organización en 1933 para corregirlos, A. N. Dugger fracasó en hacer esto), el manto de la CG7 pasó a Herbert Armstrong en los años 1930 (si bien Herbert Armstrong no se dio cuenta en ese momento, y probablemente en 1933 como escribió después HWA). No obstante, A. N Dugger continuó por muchas décadas como un principal líder de la CG7. Pero quienes hacen parte de la era de Filadelfia y su remanente no creen que A. N. Dugger retuviera la principal autoridad eclesiástica después de los años 1930 (si es que incluso la tuvo alguna vez, porque sus opiniones sobre la Divinidad arrojan severas dudas sobre ello)–puesto que si la tuvo, la perdió.

Por supuesto, la Biblia misma muestra que los líderes que Dios aprueba pueden perder el favor de Dios si ellos hacen compromisos conforme envejecen. Además de personas como Saúl y Salomón, me viene a la mente el rey Asa (2 Crónicas 21: 5, 12-15). Asa, quien comenzó bien (2 Crónicas 21: 5), no prestó atención a la advertencia de uno de los profetas de Dios (2 Crónicas 21: 12-15). É, quizás, no entendió lo siguiente:

 13 Mejor es el muchacho pobre y sabio, que el rey viejo y necio que no admite consejos; (Eclesiastés 4: 13)

En cuanto a Saúl (quien también había recibido el ungimiento por parte de uno de los siervos de Dios, 1 Samuel 10: 1-11), él supo, al menos por un tiempo, que David era recto y que Dios lo iba a tener como rey (1 Samuel 24: 16-20), no obstante él después luchó contra él (1 Samuel 27: 1) pues Saúl aparentemente tenía más preocupaciones acerca de su propio legado organizacional (cf. 1 Samuel 20: 30-31) que de la voluntad de Dios.

Enseñanzas sobre cómo determinar quién es un verdadero profeta de Herbert W. Armstrong, Leroy Neff, otros, y la Escritura

En una emisión de radio, el finado Herbert W. Armstrong enseñó lo siguiente:

Verdadero profeta… Velen y miren si [lo que él dice] llega a ocurrir –y ustedes pueden saber que el hombre ha sido llamado {por Dios} para ser un profeta. (Armstrong H.W., Prueba de un verdadero profeta. Programa de radio del Mundo de Mañana. HA535B.MP3)

Los eventos que confirman lo que el profeta dijo como llamado de Dios son parte de la prueba. Y esto es consistente con Deuteronomio 18.

Note algo que Herbert W. Armstrong escribió:

Pro los VERDADEROS profetas de Dios han puesto siempre el énfasis en la CAUSA correcta –la FORMA de Dios para las bendiciones deseadas.

Permítame explicarle eso. Déjeme hacer esto CLARO! Esta revista se ocupa de hacer la verdad PURA –entendible!

Usted puede buscar en la Biblia desde el comienzo hasta el final. Usted encontrará que los verdaderos profetas, apóstoles, ministros de Dios ponen primero el énfasis en la CAUSA correcta, no en el efecto. Ellos proclaman LA SENDA que conduce a la paz, felicidad, seguridad, y finalmente, vida eterna. En el lenguaje de la Biblia, eso significa la Palabra de Dios, y los verdaderos prometas y ministros de Dios ponen primero el énfasis en la LEY de Dios…

Los verdaderos siervos de Dios no son DE este mundo ni de sus caminos. (Armstrong H.W. Personal del Editor. La Pura Verdad, 1966, pp. 2, 44-45)

Por supuesto, hay falsos profetas que claman enseñar los mandamientos, pero usualmente razonan sobre algunos de ellos. Pero los verdaderos profetas de Dios más ciertamente enseñan la ley de Dios y su camino de vida.

Antes de ir más adelante, quizás debería incluirse lo siguiente pues ha habido alguna confusión respecto de HWA como siendo un profeta. Aquí está algo de lo que Herbert W. Armstrong escribió acerca de ello:

Definitivamente NO he sido llamado para ser un PROFETA… Enfáticamente yo NO soy un profeta, en el sentido de uno a quien Dios habla directa y especialmente, revelándole personalmente un evento futuro que va a suceder o nueva verdad, o nueva y especial instrucción directa de Dios –separada de, y aparte de lo que está contenido en la Biblia. Y nunca he clamado serlo. No hay tal profeta humano viviendo hoy! (Armstrong H. Personal del Editor. El ciclo de tiempo de 19 años. Las Buenas Noticias del Mundo de Mañana, febrero 1972, p. 1)

Y yo estoy de acuerdo con Herbert W. Armstrong de que él no era un profeta (si bien él tenía mucho entendimiento profético) y nadie reconocido por Dios fue ungido como profeta antes en 1972. Pero puesto que los Dos Testigos profetizan (Apocalipsis 11: 3), debería estar claro que Herbert Armstrong no estaba enseñando a la gente que quienes iban a ser los dos testigos no podían haber estado vivos atrás 1972 (especialmente puesto que él creía que ellos posiblemente iban a cumplir su llamamiento durante su tiempo de vida).

Adicionalmente, Herbert W. Armstrong escribió:

La palabra hebrea para profeta, navi, significa “uno que anuncia o trae un mensaje de Dios.” La palabra “profeta” en lengua inglesa significa esencialmente la misma cosa –”uno que habla por inspiración divina como intérprete o vocero de Dios”, ya sea un mensaje de deber y advertencia, o una predicción de eventos futuros.

Un profeta es uno que habla por Dios; por lo tanto, el prefijo pro (de la lengua griega–forma de la cual la palabra profeta se deriva) lo que significa “para” y “ante”…

Los profetas no estaban en una jerarquía especial, un gremio o una cierta “clase” de hombres! Muchos de ellos fueron escogidos de varias de las doce tribus de Israel, y, a diferencia de los de la tribu de Leví, no eran nacidos en su oficio. Ellos fueron príncipes, pastores, agricultores, pescadores, y sacerdotes. Ellos venían de muy diferentes tribus, y Dios los llamó a ellos en muy diferentes tiempos…

Amós 3: 7 “Seguramente el Señor Dios no hará nada, sin que antes Él lo revele a sus siervos los profetas.”

Recuerde, SÓLO los verdaderos siervos de Dios han venido a entender apropiadamente la profecía. Otros tratan –por las miles de horas de oración y por las toneladas de material impreso. Pero todo para nada.

A los verdaderos discípulos de Dios en esta era se les mostrarán “las cosas por venir” por el Espíritu Santo de Dios (Juan 16: 13) –dado a ellos porque creyeron, oraron y obedecieron a Dios (Hechos 5: 32). Estos individuos tienen un “buen entendimiento” porque ellos guardan los mandamientos de Dios y los CUMPLEN (Salmo 111: 10; Apoc. 22: 7, 14). Dondequiera que usted encuentre una “Obra de Dios” que cumpla estas condiciones–que guarde los mandamientos de Dios– allí también encontrará a Dios revelando sus secretos– lo que significa abriendo las profecías de la Biblia para el entendimiento práctico de los eventos futuros (Armstrong HW. ¿Cómo entender la Profecía? Ambassador College, 1973, pp. 3, 4, 25)

También debe entenderse que los profetas no tienen que llevar a cabo milagros en público para ser genuinos. Juan el Bautista fue un profeta de acuerdo a Jesús (Mateo 11: 7-10), pero él no está registrado como llevando a cabo ninguna clase de milagros en público. Realmente, la Biblia registra, “Juan no hizo milagros” (Juan 10: 41, KJV). Jesús le dijo a los fariseos que una generación adúltera buscaba señales, más allá de la exactitud profética (Mateo 12: 38-40).

Atrás en 1986, el entonces evangelista de la WCG L. Leroy Neff escribió mucho acerca de cómo identificar un verdadero profeta así como lo que no se requería:

¿Cuáles son las credenciales?

Algunas personas mirarían a las credenciales del profeta o del ministro. Él sería aceptado si fue educado en una reconocida institución teológica. Otros mirarían a su popularidad como ministro, su carisma, su personalidad o su habilidad para hablar.

Pero las Escrituras muestran que los siervos de Dios a veces no han tenido estas cualidades o credenciales. Ellos no eran graduados de las instituciones teológicas reconocidas en sus días. Moisés tenía problemas para hablar en público (Éxodo 4: 10). Jeremías era “demasiado joven” (Jeremías 1: 6). Pablo carecía de ciertas habilidades para hablar (1 Corintios 2: 1, 2 Corintios 10: 10). Incluso el propio Jesús no tenía destacadas características personales que lo pusieran a Él aparte de los demás, puesto que los líderes religiosos tuvieron que pagarle a Judas para que lo señalara (Mateo 26: 47-49).

Algunos esperarían encontrar un verdadero ministro o profeta en un edificio grande y hermoso. Sin embargo, durante la historia de la primera Iglesia, no hay mención de edificios de la iglesia. En su lugar leemos que la Iglesia no era un edificio, en absoluto, sino la gente que había sido llamado a salir de este mundo para convertirse en la Iglesia. La gente (la Iglesia) se reunía en varios edificios, a veces en las casas de miembros de la Iglesia (Romanos 16: 5, 1 Corintios 16: 19, Filemón 2). Pablo predicó por dos años mientras estaba bajo arresto domiciliario en locales alquilados. Él probablemente tenía una sede que era al mismo tiempo vivienda y lugar de reunión (Hechos 28: 30-31).

Jesús le dijo a Sus seguidores que ellos no serían muchos en número, sino comparativamente pocos: “No temáis, pequeña manada, pues a vuestro Padre le ha placido daros el reino” (Lucas 12: 32). (Neff LL. Impostor –o– verdadero profeta– ¿Qué? Las Buenas Noticias, diciembre 1986, pp. 10-11).

Un verdadero profeta no necesitaría ser de una principal institución teológica, tener la personalidad más magnánima, o tener una gran e impresionante Iglesia, sino que estaría dispuesto a reunirse voluntariamente en los hogares de los miembros. Él tampoco tenía que tener un respaldo ministerial. O incluso, tampoco tenía qué ser como aparentemente ocurría con el Apóstol Pablo según 2 Corintios 10: 10 y 11:6 o con Moisés según Éxodo 4: 10, un excelente orador. Dios escoge a Sus profetas. Note algo del Antiguo Testamento:

 14 Entonces respondió Amós, y dijo a Amasías: No soy profeta, ni soy hijo de profeta, sino que soy boyero, y recojo higos silvestres.

15 Y Jehová me tomó de detrás del ganado, y me dijo: Ve y profetiza a mi pueblo Israel. (Amós 7: 14-15)

Así que un profeta no necesita venir de una familia ministerial, sino que en su lugar puede ser llamado si él tiene una trayectoria secular.

Leroy Neff escribió no descalificar un profeta si algunas predicciones tomaban algún tiempo en suceder:

Entonces está el profeta o ministro que dice que algo va a suceder y aparentemente no ocurre. El tal ciertamente sería marcado como falso por la mayoría de los observadores. Esta es una razón, pero no la única razón, por la cual casi todos los profetas de Dios a través de la historia han sido marcados por muchos como falsos!

Considere a hombres como Isaías, Jeremías, Ezequiel. Ellos a veces profetizaron por muchos años, sin embargo lo que ellos decían no sucedería inmediatamente. ¿Por qué no ocurrían estas profecías?

La respuesta es que para Dios no era el momento en que sucedieran estas profecías de ellos. En el momento apropiado, a veces años o décadas después, las profecías se cumplieron. Y en algunos casos, lo que ellos profetizaron no ha llegado a suceder inclusive en nuestros días, pero será cumplido en el momento de Dios. Hay un tiempo, después de mucha advertencia, cuando Dios finalmente dice, “Ninguna de mis palabras se pospondrá más” (Ezequiel 12: 28).

Hay otros ejemplos en donde los verdaderos siervos de Dios esperaban que ocurrieran ciertos eventos durante su tiempo de vida. Durante su primer ministerio, el apóstol Pablo aparentemente esperaba que Cristo retornaría durante su vida (1 Tesalonicenses 4: 17, 1 Corintios 15: 51). Más tarde, él se dio cuenta de que ello no ocurriría sino hasta más tarde (2 Timoteo 4: 6-8). Pablo fue criticado y marcado como “falso” por sus acusadores, pero los miembros de la Iglesia sabían que él era un verdadero siervo de Dios. (Ibid, p. 11)

Debería anotarse que mientras el apóstol Pablo se consideraba a sí mismo como ser un profeta, no todas sus predicciones especulativas eran correctas. Él clamó una vez:

10 diciéndoles: Varones, veo que la navegación va a ser con perjuicio y mucha pérdida, no sólo del cargamento y de la nave, sino también de nuestras personas. (Hechos 27: 10)

Y aunque su especulación era en su mayor parte correcta, no era completamente correcta, pues no hubo pérdida de vidas. Su posición se hacía completamente correcta cuando él clamaba hablar como Dios le había dicho a él en oposición a sus percepciones:

21 Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo para recibir este perjuicio y pérdida.

22 Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave.

23 Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo,

24 diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo.

25 Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.

26 Con todo, es necesario que demos en alguna isla. (Hechos 27: 21-26)

Así, los aplazamientos y las especulaciones no hacen falso a un profeta. Uno es bíblica y claramente un falso profeta cuando uno clama hablar de parte de Dios y da una profecía que no sucede:

21 Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no ha hablado?;

22 si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él. (Deuteronomio 18: 21)

(Lo anterior sugiere que si los profetas de Dios hacen afirmaciones que ellos no claman provenir del Señor, y son erróneas, quizás porque ellos piensan que algo ocurrirá, que Dios está diciendo que los comentarios personales de los profetas no son inspirados y que no es lo mismo que las falsas afirmaciones de aquellos que claman estar hablando en el nombre de Dios.)

Volviendo a Leroy Neff, él continuaba inquiriendo y dando luces haciendo una interesante pregunta:

¿Rechazarían a Cristo los cristianos?

Si Jesús fuera a venir de nuevo en nuestros días, vivir en la misma forma y enseñar el mismo mensaje como Él hizo hace 2000 años, muchos de Sus “seguidores” de hoy lo rechazarían como falso.

¿Por qué? Porque Él no viviría la misma clase de vida que ellos viven. Él no observaría los mismos días religiosos que ellos observan. Él no comería muchas de las comidas que ellos comen. Sus enseñanzas sobre y del Antiguo Testamento serían consideradas como judías y no cristianas por algunos que rechazan esa parte de la Sagrada Escritura. Él no se acomodaría al molde de lo que muchos consideran que es un verdadero cristiano.

En breve, ellos lo rechazarían a Él como un herético y el líder de una nueva secta, justo como algunos tacharon a su siervo Pablo de “cabecilla de la secta de los nazarenos” (Hechos 24: 5). Indudablemente algunos llamarían culto a Su religión, como algunos lo hacen con Su verdadera religión hoy. (Ibid, pp. 11-12)

¿Cómo reconocería uno a un verdadero profeta? Leroy Neff continuó con:

Hasta ahora hemos visto en mayor medida cómo no reconocer a un verdadero profeta. ¿Cómo, entonces, puede usted distinguir a un verdadero profeta de uno falso? Esta es la pregunta importante que nosotros debemos responder desde las Escrituras, y no con el razonamiento humano…

Pablo advirtió a los Corintios: 3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

4 Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis; (2 Corintios 11: 3-4).

La Nueva Versión Internacional traduce la última frase, “ustedes lo toleran con suficiente facilidad.”

Leemos eso en todas partes. Jesucristo es Dios. Este pasaje debería hacer claro que un ministro o profeta puede predicar a Cristo, pero que puede ser un Cristo diferente –un Dios diferente del de la Biblia.

¿Cómo puede ser esto?  Si el mensaje es diferente del del Jesucristo de la Escritura, y diferente del de los apóstoles originales, entonces el ministro o profeta está predicando cómo “ir tras otros dioses que ustedes no han conocido”. Es por lo tanto vitalmente necesario que probemos qué ministros predican el mismo Evangelio de Cristo y quiénes predican un evangelio y un mensaje diferentes.

Isaías lo hace claro

“A la ley y al testimonio!” proclama Isaías 8: 20. “Si ellos no hablan de acuerdo a su palabra, es porque no hay luz en ellos.”

Esto expande lo que hemos visto previamente. Si un profeta o ministro no habla de acuerdo a la Palabra de Dios, de acuerdo a Su ley y Su testimonio, no hay luz en él, o, en otras palabras, ninguna verdad en él. Su mensaje es falso. Muchos claman representar a Dios tratando de “dejar de lado” las leyes de Dios y Sus mandamientos. Ellos sólo aceptan una parte de la Palabra de Dios y rechazan el resto…

Un verdadero profeta o siervo de Dios hablará de acuerdo a la ley de Dios. Él hablará de acuerdo a los mandamientos de Dios. Su forma de vida será la de una persona que guarda los mandamientos, no una persona que los quebranta. Él no estará sólo predicando un evangelio acerca de Cristo, sino que estará predicando el mismo Evangelio que Cristo y los apóstoles originales predicaban –las buenas noticias de la venida del Reino de Dios a la tierra.

Esta es la forma de determinar quiénes son impostores y quiénes son los verdaderos profetas, ministros y maestros de Dios. (Ibid, p. 12)

Un verdadero profeta es uno llamado por Dios, que enseña el mismo evangelio de Jesús enseñó, guarda los mandamientos de Dios, Y tiene predicciones que ocurren. Jesús (Marcos 1: 14) y Pablo (Hechos 28: 30-31) enseñaron el evangelio del reino de Dios (ver también El Evangelio del Reino de Dios era el énfasis de Jesús y la primera Iglesia y ¿Qué es el Evangelio?). Incluso si uno parece ser “un ángel del cielo”, a menos que esté siendo enseñado el verdadero evangelio, Pablo dice que el tal debería ser “anatemizado” (Gálatas 1: 9) (ver también María, la Madre de Jesús y las Apariciones).

Aquí está en una La Pura Verdad un artículo de preguntas y respuestas que no tiene reseñado a su autor, cuando L. Leroy Neff estaba listado como editor contribuyente de esa edición en la página 2:

En la Biblia leo donde el profeta cuyas predicciones se hacen verdad es un profeta de Dios…¿Cómo podemos nosotros saber si una persona es un profeta de Dios? -Un lector de Carolina del Norte…

Simplemente ¿Cuál es el examen de un profeta de Dios? ¿Cómo conoce uno la diferencia entre quien habla con autoridad divina y alguien que lanza pronósticos de su propia mente?

La gente asume –como nuestro lector de Carolina del Norte– que cualquiera cuyas predicciones se hacen verdad debe ser un mensajero de Dios. Esta no es la forma que dice su Biblia! Abra su Biblia y vea lo que ella dice:

“Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios, y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles; no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma. (Deuteronomio 13: 1-3).

Aquí está la verdadera prueba de un siervo de Dios él dice a la gente que obedezca la Palabra de Dios. El siervo de Dios les dirá que crean exactamente lo que dice la Biblia. La Biblia nos ordena AMAR A DIOS… ¿Cómo ama usted a Dios? Guardando sus mandamientos! “Si me amáis, guardad mis mandamientos”, dice también Juan 14:15 en su Biblia. Además, “El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él.” (1 Juan 2: 4).

Si uno está contra los mandamientos de Dios, uno no es de Dios. Es tan simple como eso.

Los siervos de Dios pueden predecir el futuro. Pero esa no es la prueba de que ellos sean siervos de Dios. A veces incluso los siervos de Satanás predicen el futuro -en tanto que el Dios Todopoderoso se los permite. La bruja de Endor predijo la caída del Rey Saúl. Esta bruja se comunicaba con un espíritu demonio -un ángel caído que ya sabía que Saúl iba a morir en la próxima batalla con los Filisteos. (1 Samuel 28: 7-20).

En el libro de Hechos en el Nuevo Testamento leemos de una mujer que tenía un espíritu familiar, y quien revelaba secretos y predecía el futuro. El apóstol Pablo ordenó al demonio salir de la mujer (Hechos 16: 16-18). Aquí, entonces, hay un ejemplo sobre de dónde viene el “poder oculto”. Los demonios -ángeles caídos- son los responsables de muchas de las visiones, pronósticos, y revelaciones de los mediums y de los que miran a la bola de cristal. Esas personas no necesitan que se les pregunte de dónde consiguen sus revelaciones. La Biblia lo dice. (Respuestas de la Biblia. Preguntas y Respuestas cortas de nuestros lectores. La Pura Verdad, septiembre 1965, pp. 41, 48).

Lo anterior confirma mucho de lo que la Biblia y otros en la Iglesia de Dios han dicho.

Note otro rasgo de un verdadero profeta en el Nuevo Testamento de la revista Las Buenas Noticias de 1965:

Cuando un hombre es ordenado para un cargo de mayor servicio en la Obra de Dios le son impuestas las manos sobre él. En la ceremonia de ordenación los ministros de Dios ponen sus manos sobre aquel que es ordenado, y le piden al Dios todopoderoso -la Cabeza de la Iglesia- que continúe su obre en sus vidas…

La imposición de manos sirve al propósito de poner aparte a uno o a alguna cosa a la vista de Dios, para UN ESPECIAL PROPÓSITO…

Dios da especiales dones -especiales poderes de Su Espíritu- a aquellos que son puestos aparte por la imposición de las manos. Recuerde que fue por la imposición de las manos que Timoteo recibió la añadida habilidad, “llamada” profecía” por los traductores de la versión del Rey Jaime…(1 Tim. 4: 14 y 2 Tim. 1:6)…

Este don espiritual de inspirada predicación fue conferido a Timoteo por la imposición de las manos…

Esta prueba-en-acción de su voluntad de someterse a Dios del representante humano -el ministro de Dios- por el ungimiento y la imposición de las manos está “representando” su voluntad de aceptar el gobierno espiritual del propio Dios Todopoderoso sobre su vida física (Ellis, William H. ¿Por qué tenemos la ceremonia de la imposición de manos? Las Buenas Noticias. Abril-mayo 1965, pp. 11, 14-15)

Un verdadero profeta está bajo la autoridad de Dios. Un verdadero profeta del Nuevo Testamento ha recibido la imposición de las manos sobre él o ella y ha recibido un ungimiento especial bajo la inspiración de Dios. Usted no puede ungirse a sí mismo ni puede llegar con doctrinas que contradigan la Biblia (cf. Apocalipsis 22: 18-19) como al menos tres auto-proclamados supuestos “profetas” de la COG (Gerald Flurry, William Dankengring, y Ronald Weinland) y falsos predicadores (como Harold Camping) han hecho falsamente)–”La Escritura no puede ser quebrantada” (Juan 10: 35).

Los profetas de Dios a menudo no son aceptados, incluso por aquellos que claman ser o deberían ser el pueblo de Dios.

Aunque algunos obran como si ellos claramente fueran capaces de reconocer quién o quiénes son verdaderos profetas de Dios, históricamente este no parece ser el caso.

Miremos unos pocos casos:

Moisés. No se nos dice por qué en la escritura, pero décadas antes de la zarza ardiente, Moisés de alguna manera supo desde una época temprana que Dios lo había llamado para conducir a los hijos de Israel Hechos 7: 25). Sin embargo, Moisés, él mismo, se hizo presuntuoso y emprendió asuntos por su propia mano (Hechos 7: 23-24); y Dios lo hizo esperar otros 40 años para usarlo (Hechos 7: 30-34). A pesar de los posteriores signos y milagros, los hijos de Israel tenían muchas dudas acerca de Moisés y se rebelaron muchas veces (p. ej. Hechos 7: 35). A pesar no tener la misma unción que él tuvo, otros líderes religiosos y políticos enseñaron que Moisés no estaba en el papel en el cual Dios lo puso y que él se había exaltado mucho a sí mismo (Números 12: 1-2; Números 16). Moisés también le dijo a los hijos de Israel que él era un profeta (Deuteronomio 18: 15). Por el papel que Dios le puso a él, Moisés fue acusado esencialmente por los líderes de ser demasiado presuntuoso (Números 16: 3), y Moisés acusó a sus acusadores de lo mismo (Números 16: 7). Por lo tanto la posición de Moisés no fue hecha suficientemente clara para muchos, quienes tenían sus propios criterios, a pesar de lo que Dios hizo.

David. Los hermanos de David lo acusaron de tener impropias motivaciones (1 Samuel 17: 28), que David negó (1 Samuel 17: 29). Ni su padre ni Samuel habrían probablemente escogido a David para conducir a Israel (1 Samuel 16: 3-11). Si la Biblia no hubiera registrado que David recibió la imposición de manos de parte de Samuel (1 Samuel 16: 12-13), uno podría pensar que David no era el tipo de Dios basado en lo que pronto ocurrió después de eso (1 Samuel 20-29). David escapó del gobierno de Israel (aparentemente por años, cf. 1 Samuel 27: 7; 29: 3). David, si bien es bien conocido por ser el Rey de Israel, fue usado por Dios para escribir muchas afirmaciones proféticas, la mayoría de las cuales está preservada en el libro de los Salmos. La Biblia también señala que David sólo tenía personas cuestionables y desalentadas siguiéndolo a él cuando se estaba escondiendo de Saúl (1 Samuel 22: 2; 30: 22) –e incluso ellos terminaron deseando apedrearlo (1 Samuel 30: 6). Así, Dios aparentemente no hizo la unción de David muy clara para la satisfacción de muchos. Las personas más “respetables” probablemente pensaban que David debería haberse vuelto y sometido al juicio de Saúl en lugar de mantenerse a distancia suya como efectivamente hizo. E incluso cuando él fue aceptado como rey de Judá, le tocó incluso más tiempo al resto de Israel aceptar su reinado. La Biblia es clara en que tomó un poco de años (alrededor de una década) antes de que David consiguiera el tipo de claro soporte que se esperaba –a pesar del hecho de que David trató de ser leal a Saúl y a los hijos de Israel. El mismo tipo de cosas parece consistente con lo que ocurre ahora con Bob Thiel y otros líderes/seguidores de otras COG.

Jeremías. Jeremías, si bien llamado muy temprano por Dios para ser un profeta (Jeremías 1), fue a menudo rechazado por los hijos de Israel. Él estuvo sujeto a prisión (Jeremías 32: 2), fue ridiculizado, y sus mensajes fueron ignorados por líderes religiosos sin prueba de que ellos estuvieran equivocados (Jeremías 28). Incluso cuando la gente le dijo que ellos escucharían lo que Dios le dijera a él que les dijera a ellos (Jeremías 42), ellos a menudo rechazaron la verdad que él hablaba (Jeremías 43). A pesar de lo que muchos pueden pensar ahora, muchos en el tiempo de Jeremías no creyeron que Dios había hecho claro el papel de Jeremías (Jeremías 42).

Amós. A pesar de decir la verdad, Amós sintió que era necesario decir a aquellos que lo escuchaban que incluso si un no tiene una experiencia eclesiástica, todavía puede ser un profeta (Amós 7: 14).

Isaías y Pedro. Ni el profeta Isaías (2 Crónicas 32: 20) ni el Apóstol Pedro (quien, como muchos de los apóstoles originales, tenía la “palabra profética” según 2 Pedro 1: 19-21) fueron universalmente reconocidos durante sus tiempos (si bien Pedro terminó con un reconocimiento básicamente universal dentro de la iglesia e Isaías aparentemente lo tuvo de Ezequías). De cualquier manera, los de afuera no creyeron a Isaías (Isaías 27: 8-13) y Pedro fue específicamente ignorado por las autoridades religiosas de su día (Hechos 4: 13-18).

Juan el Bautista. Juan el Bautista no hizo ningún milagro, fue despreciado, abusado, encarcelado, e inclusive muerto por los líderes religiosos y políticos durante su época (Mateo 11: 18; Marcos 6: 25-28). Jesús dijo que Juan el Bautista era un profeta y más que un profeta (Lucas 7: 26-28). Sin embargo, relativamente pocos en el tiempo de Juan el Bautista creyeron que Dios había hecho claro el papel suyo.

Jesús.  Ahora si bien Jesús hizo milagros, Él no era creído. Jesús también fue despreciado, abusado, encarcelado, y muerto por los líderes religiosos y políticos durante su tiempo –incluso Juan el Bautista tenía dudas (Lucas 7: 19-20). Jesús fue acusado de ser presuntuoso por dejar que otros entendieran Su papel (Mateo 26: 64-66). A veces, cuando la gente le decía a Jesús que Él tenía que hacer ciertos milagros para probar quién era Él, Él no los hizo (p. ej. Mateo 26: 68; 27: 40) –e incluso condenó a aquellos que le pidieron una señal (Mateo 12: 38-39). Y la mayoría de quienes se convirtieron en los primeros cristianos, no lo hicieron hasta que Jesús murió (cf. Hechos 2). Relativamente pocos en el tiempo de Jesús creyeron que Dios había hecho claro el papel de Jesús.

Note también lo siguiente que Jesús dijo:

46…I si yo digo la verdad, ¿Por qué no me creéis a Mí? (Juan 8:46)

Jesús estaba diciendo a aquellos que se consideraban a sí mismos como gente/líderes de Dios que incluso si ellos no creían que Él tuviera ningún status, ellos tenían una obligación de creer la verdad, si Él la decía (cosa que él hizo). Pero entonces, como ahora, muchos descartan la verdad. ¿Lo hace usted?

Pablo. El Apóstol Pablo, a pesar de los milagros, profecías, etc., no era creído por ciertos cristianos ser apto para ser el tipo de líder de la COG que él era. Note cómo se puso él mismo por delante:

22 ¿Son hebreos? Yo también. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son descendientes de Abraham? También yo.

23 ¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces.

24 De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno.

25 Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar;

26 en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos;

27 en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez;

28 y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias.

29 ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno? (2 Corintios 11: 22-29)

Así que, a pesar de que Dos trataba de hacerlo claro, Pablo encontraba necesario escribir a los cristianos y explicarles las razones por las cuales él clamaba ser lo que era.

Una reciente crítica personal de Bob Thiel expresó lo siguiente:

Cuando uno de estos auto-proclamados “profetas” o “apóstoles” pueda hacer que baje fuego del cielo, o levantar a un hombre que lleve 3 días de muerto, o abrir los ojos de un ciego reconocido como tal públicamente, o restaurar el miembro que le hace falta a un veterano de guerra, entonces tomaré nota de ello. En el entretanto, solo sacudiré mi cabeza, y estaré sorprendido de la audacia y egomanía de algunos que justo no pueden aceptar el simple hecho de que Dios los ama. (Moeller J. Thiel… Prohibido por HWA, 12/30/12)

Y aunque este crítico remotamente podría creerlo si él lo viera, esta no es la forma como Dios hace las cosas ni lo que Él quiere (cf. Lucas 16: 27-30).

Note que incluso Jesús tuvo el problema de que los líderes religiosos clamaban que ellos habrían creído a los profetas del Antiguo Testamento:

29 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos,  30 y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas. (Mateo 23: 29-30).

38 Entonces respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: Maestro, deseamos ver de ti señal. 39 Él respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. (Mateo 12: 38-39).

Jesús está dando la impresión de que ellos no habrían creído a los antiguos profetas y que Él no les daría a ellos el tipo de señal que ellos le pedían. Todos necesitamos ser cuidadosos acerca de requerimientos que puedan tratar de colocar sobre Dios la prueba de un profeta. La gente le dijo a Jesús que hiciera ciertos milagros para probar quien era Él, y Él no los hizo. (p. ej. Mateo 26: 68; 27: 40).

Note también lo que Jesús enseñó (con lo primero acerca de uno que dijo que él creería si hubiera una señal):

30 Él entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán.

31 Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.(Lucas 16: 30-31)

Y aunque Jesús hizo algunas señales, Él parece haber tenido discusiones con aquellos que se las requerían:

29 Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron. (Juan 20: 29)

La realidad es que tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, muchas personas no aceptaron la palabra de los verdaderos profetas de Dios.

Los verdaderos profetas serán criticados y hasta alrededor del tiempo de los dos testigos no llevarán a cabo milagros

 Jesús personalmente advirtió que la gente (incluyendo a aquellos que clamaban ser seguidores de Dios) hablaría cosas malas acerca de los verdaderos profetas:

 11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.

12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros. (Mateo 5: 11-12)

Justo porque algunos reciben críticas, eso no prueba que él o ella sean falsos profetas. Dependiendo del tipo de críticas y de cómo las maneje la persona que es objeto de ella, esto puede ser una señal de un verdadero profeta.

Ahora, hay un punto que uno que fue una vez de la COG, pero que se volteó contra la fe, afirmó acerca de los profetas que quizás debería ser considerado. Primero la afirmación:

Fanfarronearon alguna vez los profetas en la Biblia acerca de que llegaran a ocurrir sus profecías? De hecho, ¿Intentaron ellos “poseer” las profecías que Dios les había dado, e intentaron conseguir seguidores? (http://www.blogger.com/comment.g?blogID=226103369043606765&postID=7025608215452313870)

Bien, la respuesta bíblica a estas afirmaciones es básicamente sí, especialmente cuando ellos no fueron creídos. Jeremías lo hizo (Jeremías 37: 18-20), Miqueas básicamente lo hizo (Miqueas 3: 8), como otros lo hicieron (cf. Jeremías 28: 8-9), incluyendo básicamente al propio Dios (Jeremías 29: 15-20, 44: 4-6; Zacarías 1: 4-6).

Aunque los profetas no estaban tratando por una simple acogida personal per se, ellos absolutamente enseñaron que la gente los escucharía a ellos y no a los falsos profetas o a falsos líderes religiosos (p. ej. Miqueas 3: 5-8; Jeremías 27: 12-22). Así, tratar de desacreditar a posibles profetas a causa de precisas predicciones que el profeta menciona no es una razón bíblicamente correcta para ignorarlos a él o a ella –debería ser una razón para aceptar al profeta. Jesús mismo mencionó Sus obras como razones para creerle a Él (Juan 14: 11) –y Jesús también dijo que uno sabría si un profeta era real por los frutos (Mateo 7: 15-16)– lo que incluiría profecías precisas.

También, hay otro punto importante que aquellos que son verdaderamente parte de la Iglesia de Dios deberían considerar (y esto está dirigido principalmente a aquellos que no han abandonado totalmente la fe). La Escritura es clara en que no todo el pueblo de Dios será protegido durante la Gran Tribulación (Apocalipsis 12: 17) –si Dios tenía un plan para hacer a Sus profetas y testigos claramente escogidos y aceptados con anticipación por la mayoría de Su pueblo, ¿No verían y apoyarían esto muchos en las COGs no Filadelfinas? ¿Y no sería esto contrario a Apocalipsis 12: 17 y ciertas afirmaciones en Apocalipsis 2 & 3 que indican que sólo una minoría de hermanos de la Iglesia de Dios se mantendrá lo suficientemente firme como para ser protegidos?

Hay razones por las que Dios hace lo que hace y Sus formas de obrar no siempre son como el hombre tiende a pensar (cf. Isaías 55: 7-8).

La gente que clama que sólo si ELLOS, o alguno a quien ellos escuchan acepta quien es un profeta de Dios es el requerimiento bíblico aparentemente no ha considerado apropiadamente todas las escrituras. Un profeta no necesita de la aprobación de una organización ni él o ella tiene que hacer ciertos “milagros” en público para tener aceptación bíblica. El requerimiento bíblico es que el profeta enseñe y practique la ley de Dios y proclame la verdad de Dios, mientras tiene los frutos de un profeta y ha recibido la imposición de las manos sobre él/ella.

¿No son los grandes milagros públicos un principal signo del falso profeta de Apocalipsis 13: 11-15; 19:20? El pueblo de Dios no ha de ser engañado por señales y prodigios mentirosos (Mateo 24: 24), sino que más bien han de ser los que tienen el amor de la verdad de manera que no son engañados (2 Tesalonicenses 2: 9-10).

Los cristianos han de caminar por la fe y no por la vista (2 Corintios 5: 7), y VER milagros no es el criterio final que se supone tener un cristiano. Los claros requerimientos de Jesús para determinar un verdadero profeta enfrente de uno falso fueron los FRUTOS no alguna señal o milagro (Mateo 7: 15-20; 24: 24). (ver también ¿Quiénes son los dos testigos?)

Comentarios de Herbert Armstrong acerca de su propio distanciamiento con CG7

Relacionado con su propio distanciamiento de CG7 en 1933, Herbert Armstrong escribió:

“En cuanto a mí y a mi casa”, dije entonces firmemente, “serviremos al Eterno nuestro Dios, y SÓLO a Él serviremos… Mi esposa y yo sabemos que estamos obedeciendo y sirviendo a Dios. Sabemos que Él nos estaba usando. Los FRUTOS que se han producido fueron sonoro testimonio de esto. Dios nos ha preparado para confiar únicamente en Él por muchas milagrosas respuestas a la oración. Por lo tanto sabemos, en perfecta fe, que Dios suplirá nuestra necesidad.

La prueba crucial

Realmente este fue el punto de cambio de toda mi vida –mucho más crucial de lo que yo me había dado cuenta en ese momento.

Esta era la encrucijada –el pivote final, la prueba crucial antes de que el Cristo viviente comenzara a abrir las puertas de los medios masivos de comunicación a través de los cuales la OBRA DE DIOS al fin podría volver a la vida después de centurias de dormir, y de ir con mucho poder por todo el mundo, preparando el camino antes del retorno de Cristo a la tierra como Gobernante sobre todas las naciones.

No me daba cuenta realmente, entonces, de que este fue un giro crucial en la historia de la Iglesia de Dios. Mi esposa y yo dejamos la Iglesia. Esta era la Iglesia de Dios. De lo que yo no estaba, entonces, completamente seguro. Ellos se acercaban más cerca de la verdad bíblica que cualquier otro –pero yo estaba seriamente preocupado por su falta de poder y realizaciones.

Lo que realmente estaba ocurriendo, si bien nosotros no lo entendíamos entonces, era que UNA NUEVA ERA estaba amaneciendo en la historia de la Iglesia de Dios…

La señora Armstrong y yo continuamos teniendo compañerismo con estos hermanos. Yo continué la obra con ellos, y con sus ministros, hasta donde era posible. Los hermanos que quedaron continuaron mirándome a mí por el liderazgo para conseguir que la Obra de Dios fuera al mundo…

Y esta crisis fue el punto de giro cuando mi esposa y yo realmente, en la práctica, comenzamos a DEPENDER ÚNICAMENTE DE DIOS –no más en el ego o en los HOMBRES!

Yo había sido cambiado; tenía siete años de intensivo estudio bíblico y crecimiento en el CONOCIMIENTO bíblico detrás de mí. Tenía cinco años de experiencia en la predicación. Había experimentado completamente el confiar en Dios, en lugar del ego o de los humanos. Sin embargo, no obstante, en cuanto estaba EMPLEADO por hombres que estaban sobre mí, y quienes habían probado ser susceptibles de ser influenciados por falsos ministros, para actuar contrariamente a la Palabra de Dios, yo no estaba todavía libre para DEPENDER SÓLO EN DIOS, y ser completamente FIEL a Su Palabra!

El Cristo viviente simplemente no podía comenzar a abrir las puertas para SU OBRA, hasta que yo estuviera libre y CONFIARA ÚNICAMENTE EN ÉL!

Ahora estaba LIBRE! Esta prueba crucial me había probado que sería FIEL a Dios y a Su Palabra, incluso al costo de dejarlo todo!

Sé de evangelistas que probablemente son sinceros al suponer que ellos están sirviendo a Dios –y a quienes les gustaría ser libres de proclamar muchas verdades que ellos ahora retienen. Ellos razonan más o menos así:

“Si voy más allá, y predico estas cosas, perderé todo mi apoyo. Seré cortado del ministerio también. Entonces no predicaré NADA. Mejor sirvo a Dios predicando tanto de la verdad bíblica como sea posible, que ser privado de predicar del todo.”

Ellos están apoyándose en el soporte financiero de HOMBRES, o de organizaciones de hombres. Cualquiera en semejante predicamento es SIERVO DE HOMBRES, y no DE DIOS, sea que se dé cuenta de ello o no…

Si iba a servir a Dios, buscaría únicamente a DIOS como soporte!

Por supuesto Dios trabaja a través de instrumentos humanos. Pero yo tenía que confiar en DIOS para poner en los corazones de las personas apoyar la clase de predicación que obedece Isaías 58: 1 clamando EN VOZ ALTA –levantando mi voz y mostrándole a la gente sus PECADOS!

NUNCA fue una hecha una decisión más importante que esa decisión de cortar enteramente el apoyarse en los HOMBRES, y en su lugar, depender únicamente de Dios –no sólo para la verdad, y la dirección, sino también para el SOPORTE! Por esto es que nosotros nunca solicitamos contribuciones del público. (Armstrong H.W Autobiografía de Herbert W. Armstrong, volumen 1, capítulo 30. edición de 1973, pp. 447-451).

Y aunque una nueva era de la Iglesia está amaneciendo ahora (Laodicea ya está aquí, y sólo queda un remanente de la era de Filadelfia de la Iglesia), estamos entrando en lo que he llamado la fase final de la obra. Sin embargo muchos que claman ser Filadelfinos (PCG, RCG, LCG, muchos en los demás grupos, etc.), a diferencia de Herbert Armstrong, están mirando a una organización u opiniones de hombres, en lugar de dar pasos con real fe para apoyar los esfuerzos de Filadelfia para la fase final de la obra de Dios. Muchos no entienden verdaderamente el gobierno de Dios.

Por supuesto, Herbert W. Armstrong no era un profeta, y en la Biblia, vemos que los profetas aparentemente a menudo tenían trabajos por fuera para algo o todo su apoyo financiero (cf. Amós 7: 14-15; Jeremías 32: 6-12). Si bien el apóstol Pablo era un ministro (Romanos 15: 16) y tenía títulos para el apoyo financiero (1 Corintios 1: 19), él a veces profetizaba (1 Corintios 13: 9) y a veces hacía trabajos por fuera para ayudarse a sostener (cf. Hechos 18: 2-4).

Pero ¿Qué si partes del esfuerzo parecen pequeñas?

Note lo que la Biblia enseña:

8 Vino palabra de Jehová a mí, diciendo:

9 Las manos de Zorobabel echarán el cimiento de esta casa, y sus manos la acabarán; y conocerás que Jehová de los ejércitos me envió a vosotros.

10 Porque los que menospreciaron el día de las pequeñeces se alegrarán, y verán la plomada en la mano de Zorobabel. Estos siete son los ojos de Jehová, que recorren toda la tierra.

11 Hablé más, y le dije: ¿Qué significan estos dos olivos a la derecha del candelabro y a su izquierda?

12 Hablé aún de nuevo, y le dije: ¿Qué significan las dos ramas de olivo que por medio de dos tubos de oro vierten de sí aceite como oro?

13 Y me respondió diciendo: ¿No sabes qué es esto? Y dije: Señor mío, no.

14 Y él dijo: Éstos son los dos ungidos que están delante del Señor de toda la tierra. (Zacarías 4: 8-14)

Herbert Armstrong no despreció la pequeña obra que él comenzó. Pero ¿Qué hay acerca de la pequeña obra en el siglo 21? ¿Cómo la ve usted?

Tipos de profetas: Evangelistas proféticos y profetas locales

El nuevo testamento parece ocuparse de algunos tipos de profetas. Unos, como el Apóstol Juan, recibieron revelación directa de Jesús (Apocalipsis 1). Algunos otros eran aparentemente profetas “locales” (1 Corintios 14: 29-32) que ayudaban al entendimiento de asuntos en áreas locales. Y algunos eran aparentemente evangelistas proféticos (como aparentemente Timoteo), quien tenía algún don profético, pero puede o puede no haber tenido muchas/algunas visiones/sueños.

El Dr. R.C. Meredith en la antigua Radio Iglesia de Dios escribió (énfasis mío):

La verdadera Iglesia de Dios es la ÚNICA Iglesia que directamente sigue no sólo la forma de gobierno sino que emplea los mismos títulos que Dios Mismo inspiró como designaciones para Sus ministros de varios rangos y funciones. Estos títulos estaban parcialmente incluidos en los varios dones espirituales mencionados en 1 Corintios 12: “Y DIOS ha puesto a algunos en la iglesia, primero apóstoles, en segundo lugar profetas, en tercer lugar maestros, después de eso los milagros, luego los dones de sanación, ayuda, gobierno, diversidad de lenguas” (versículo 28… Los que son mencionados primero son los apóstoles…

Luego son mencionados los “profetas”. Estos pueden ser hombres o mujeres y eran usados para predecir eventos futuros por especial y personal revelación de Dios (Hechos 11: 27-30; 21: 9-10). No hay ningún ejemplo de que ellos tuvieran ninguna autoridad administrativa sobre otros ministros en la Iglesia a menos que ellos fueran también apóstoles o evangelistas. También, desde los últimos capítulos de Hechos y las siguientes centurias de la verdadera historia de la Iglesia, parece que su función ha disminuido y que Cristo no está colocando a muchos en este oficio puesto que la revelación básica de la Biblia está ahora completa.

Los siguientes en autoridad bajo los apóstoles eran los evangelistas. Originalmente, ellos incluyeron a hombres tales como Timoteo, Tito, Epafrodito, Silas y otros que asistían a los apóstoles en la dirección de la obra del ministerio. (Meredith R.C. ¿Cómo funciona realmente el gobierno de la Iglesia? Las Buenas Noticias, marzo 1964, pp. 4-5)

Así que de acuerdo a los escritos del Dr. Meredith, los profetas que también hacen la obra de un evangelista, “evangelistas proféticos” o “evangelistas profetas”, pueden tener autoridad administrativa.  Y esto es así (otros profetas en el Nuevo Testamento y en tiempos posteriores probablemente también tenían algún tipo de autoridad administrativa también). Y no colocar a MUCHOS en ese papel no significa que CRISTO no esté colocando a ninguno.

El Dr. Meredith también mencionó un grupo que él llamó profetas locales (cf. 1 Corintios 14: 29-32):

Como la Iglesia de Dios en esta era ha CRECIDO en los pasados treinta años en esta era, Cristo ha llenado TODOS los rangos ministeriales señalados en Efesios 4 excepto el de “profetas” locales –quienes no estuvieron mucho en evidencia hacia la última parte de la historia bíblica y después de que la Biblia fue escrita. (Meredith R.C. ¿Cómo funciona realmente el gobierno de la Iglesia?)

Y, eso combinado con aquellos como el Apóstol Juan, muestra que había aparentemente tres clases. Sin embargo, muchos hoy en la COG no parecen darse cuenta de esto. Ellos pueden desear ser como los de Berea y buscar “diariamente en las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17: 11).

Los profetas claramente eran un oficio de la COG y ¿No es posible que Dios levantara al menos uno en el siglo 21?

Los profetas son a menudo ridiculizados, pero aquellos que los aceptan han de recibir recompensa

La Biblia es clara en que los profetas de Dios no siempre han sido aceptados, sino que a menudo han estado sujetos al ridículo.

Note lo que Jeremías escribió en el Antiguo Testamento:

3:1 Yo soy el hombre que ha visto aflicción bajo el látigo de su enojo.

2 Me guió y me llevó en tinieblas, y no en luz;

3 Ciertamente contra mí volvió y revolvió su mano todo el día.

4 Hizo envejecer mi carne y mi piel; quebrantó mis huesos;

5 Edificó baluartes contra mí, y me rodeó de amargura y de trabajo.

6 Me dejó en oscuridad, como los ya muertos de mucho tiempo.

7 Me cercó por todos lados, y no puedo salir; ha hecho más pesadas mis cadenas;

8 Aun cuando clamé y di voces, cerró los oídos a mi oración;

9 Cercó mis caminos con piedra labrada, torció mis senderos.

10 Fue para mí como oso que acecha, como león en escondrijos;

11 Torció mis caminos, y me despedazó; me dejó desolado.

12 Entesó su arco, y me puso como blanco para la saeta.

13 Hizo entrar en mis entrañas las saetas de su aljaba.

14 Fui escarnio a todo mi pueblo, burla de ellos todos los días; (Lamentaciones 3: 1-14)

Así, el profeta Jeremías fue ridiculizado por la gente que clamaba seguir al Dios de la Biblia.

Note lo que el apóstol Pedro escribió en el Nuevo Testamento:

3 sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias,

4 y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.

5 Éstos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste,

6 por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua;

7 pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. (2 Pedro 3: 3-7)

Pero estar sujeto al ridículo y a la mofa no es el único asunto, la persecución también. Pero Jesús también hizo claro que había recompensas asociadas con recibir a Sus profetas:

31 Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos.

32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.

33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

34 No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.

35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra;

36 y los enemigos del hombre serán los de su casa.

37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí;

38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.

39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.

40 El que a vosotros recibe, a mí me recibe; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.

41 El que recibe a un profeta por cuanto es profeta, recompensa de profeta recibirá; y el que recibe a un justo por cuanto es justo, recompensa de justo recibirá. (Mateo 10: 31-41, KJV)

¿Está usted dispuesto a aceptar que Dios podría tener al menos un profeta hoy, a pesar de que él sea sujeto al ridículo?

Debería enfatizarse que, a pesar de algunos reclamos, Jesús no enseñó que uno debería aceptar un profeta en el nombre de evangelistas por largo tiempo (aquellos que crean otra cosa, deberían chequear las únicas tres escrituras que usan el término griego para evangelista, que son Hechos 21: 8, Efesios 4: 11, y 2 Timoteo 4: 5, pues ellas no sugieren que un evangelista sea la autoridad en tales asuntos).

También, hay muchos que tienen lazos con la Iglesia de Dios que me han denunciado por aceptar lo que me sucedía y por creer realmente lo que la Biblia, en oposición a su propia imaginación, enseña acerca de ser un verdadero profeta. Por favor si usted se considera a sí mismo un verdadero cristiano, sea como los de Berea y busque “las Escrituras diariamente para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17: 11). No confíe en impropias tradiciones u opiniones de hombres que no están verdaderamente basadas sobre lo que la Biblia realmente enseña. No decida que Dios debe hacer las cosas de acuerdo con preferencias personales como opuestas a lo que Su Palabra realmente enseña.

Si usted piensa que usted puede ser un profeta o uno de los dos testigos

Si usted siente que de alguna manera Dios le ha dado a usted un especial mensaje profético o visión, por favor contacte con el ministro apropiado de la Iglesia de Dios de su área geográfica para discutir eso –NO ME CONTACTE A MÍ (mi no tomar tiempo para abatir doctrinas contrarias no debería ser interpretado como si yo “no pudiera encontrar algo erróneo” en ellas como algunos han clamado impropiamente). Si el ministro cree que yo debería estar involucrado, él me contactará a mí.

Si usted no quiere hacer esto, entonces por favor entienda que no respetaré ninguna de semejantes posiciones. Si usted no es suficientemente serio para contactar un ministro de la real Iglesia de Dios, por favor entienda que yo considero que semejantes personas no están dispuestas a aceptar el gobierno bíblico de la iglesia y/o como religiosos aficionados como opuestos a aquellos que están verdaderamente dispuestos a ser llevados por Dios –incluso si usted piensa que usted es un apóstol, profeta, o uno de los dos testigos, especialmente llamado, tuvo una visión o sueño Divinos, etc. Aquellos que están siendo conducidos por Dios, buscarán entender cómo y por qué Él tiene un ministerio y se someterán ellos mismos a la voluntad de Dios para ayudarle a cumplir Su plan (Efesios 4: 11-16; 2: 19-22; 1 Corintios 16: 16).

Hasta ahora, ninguno de quienes han entrado en contacto conmigo han recibido la imposición de manos sobre ellos para darles el tipo de ungimiento que un verdadero profeta de Dios requeriría haber tenido en esta era de la iglesia si Dios los estaba seleccionando a ellos.

Por lo tanto, si el ungimiento de un verdadero ministro que está siendo guiado por Dios no le ha sucedido a usted, entienda que no acepto ahora que usted sea un profeta o uno de los dos testigos. La imposición de las manos (figurativa o literalmente) sobre usted no es suficiente.

(Si usted hace click aquí usted podría aprender acerca de uno que había tenido frutos proféticos y que había recibido la imposición de las manos sobre él.)

Bob Thiel fue ungido, fue dicho, y tiene los frutos proféticos

Hasta ser ungido proféticamente, ¿Qué me ha sucedido?

Aquí hay una breve versión: En noviembre/diciembre 2011, oré para que si yo verdaderamente tenía un papel profético de parte de Dios que Él hiciera que algo sucediera durante un viaje planeado a mediados de diciembre a Charlotte, Carolina del Norte, para confirmar o denegar si esta era Su voluntad. Cuando viajé, en 12/15/2011 las manos fueron impuestas sobre mí en Charlotte. El ministro que lo hizo oró para que se me concediera una “doble porción” del Espíritu Santo de Dios. El ministro me dijo a mí que él nunca había hecho esto antes pero que él sintió que esto era una reminiscencia del tiempo en que el manto del liderazgo profético y eclesiástico pasó de Elías a Eliseo (2 Reyes 2: 9-13). Este ministro no había estado consciente de que yo había orado a Dios para que me ungiera o de alguna manera identificara para un papel profético en ese viaje de mediados de diciembre si ese era Su plan para mí y yo nunca había discutido mi posible papel profético con él antes de este ungimiento. Esta unción de 12/15/11 parece ser la primera unción profética bíblicamente apropiada en la Iglesia de Dios en muchas décadas, si no en múltiples centurias. Y la legitimidad de este ungimiento ha sido probada por los eventos subsecuentes –si bien muchos no parecen entender cómo Dios trabaja a veces.

Y sí, agregaría que creo que tengo los apropiados frutos proféticos que Jesús discutió (Mateo 7: 15-20) y que aquellos que están verdaderamente interesados en la verdad pueden ver esto si ellos verdaderamente desean verlo reverentemente.

Quizás todos deberían ser recordados de que el Apóstol Pablo encontró necesario defender su apostolado en varias ocasiones (p. ej. 2 Corintios 11: 22-29), y profetas como Jeremías sintieron necesario defender el papel de ser un profeta recordándole al pueblo las profecías cumplidas que ellos habían proclamado (p. ej. Jeremías 37: 18-20).

De acuerdo con mis propios registros, hay una lista de 32 predicciones relacionadas con mi libro del año 2012 al comienzo del artículo Fin del Calendario Maya 2012 –Podría 2012 significar algo? (ver La lista de 32 predicciones en el libro 2012 y el Surgimiento de la Secta); 7 relacionadas con Karl-Theodor zu Guttenberg en el artículo Podría el barón Karl-Theodor zu Guttenberg convertirse en el Rey del Norte?; 1 relacionada con China y el primer ministro de Australia Julian Gilliard es mencionado en el artículo EEUU y Australia preocupados acerca del militarismo chino; China preocupada por la cooperación Australia-EEUU. Y uno que hice acerca del Papa Benedicto XVI también parece estar confirmado (El Papa Benedicto anuncia su renuncia! Podría él cumplir las profecías católicas y la especulación del COGwriter?). También hice una especulación acerca del papa final en un video de YouTube en septiembre 1, 2009, que parece como si se hubiera cumplido en marzo de 2013 (Observador de YouTube impresionado por especulación de Bob Thiel de 2009 acerca del tiempo del último papa). Y si uno va a través de los detalles de pasadas noticias y otros artículos en el sitio Web COGwriter.com, el total de predicciones/especulaciones correctas parece ser de cientos. Y, a pesar de acusaciones impropias de varios en la Internet de que yo soy un tipo de un falso profeta, hasta donde yo sé, nunca he enviado una falsa predicción, ni aquellos críticos realmente enviaron ninguna “falsa” predicción que supuestamente hubiera hecho yo y que suministrara la prueba de alguna falsa –así, aquellos que aman la verdad no escucharán sus falsos desprecios. Pero tristemente, algunos no entienden el papel de los profetas en el Nuevo Testamento, ya que ellos más bien creerían las mentiras acerca de mí que enfrentar la verdad que los hechos actuales revelan.

Aunque algunos han sugerido que estas más de cuarenta predicciones específicas fueron simplemente análisis informados como opuestos a profecías (y quizás algunas lo fueron), yo agregaría que le dije a Davy Crockett de la LCG en agosto de 2008, algunas semanas antes de que el Dr. Meredith tuviera su primer infarto, que yo creía que Dios iba a abatir a uno de los principales líderes de la LCG (queriendo decir probablemente el Dr. Meredith) si la LCG no cumplía ciertas promesas relacionadas con la corrección de la literatura, etc. Y esto ocurrió. Adicionalmente, traté de reunirme con el Dr. Meredith en diciembre 19, 2011, para decirle que parecía que Dios estaba diciéndome que su esposa estaba cerca de ser afectada con algo serio. Unas pocas semanas después (según carta del Dr. Meredith fechada 1/12/12), el Dr. Meredith reportó que su esposa estaba padeciendo un cáncer en cuarto grado. Aquellas dos predicciones no fueron el resultado de habilidades en el análisis de las noticias de parte mía, sino que creo que fueron visiones del Espíritu de Dios.

Ahora, yo no puedo decirle a la gente cuándo Dios me va a llevar a otras visiones proféticas. Pero mi registro de actividades proféticas parece no tener paralelo en los tiempos modernos. Y sí, acepto el oficio profético para el cual fui ungido.

A causa de que algunos probablemente tienen memorias selectivas de las afirmaciones, y otros han escuchado/leído informaciones incompletas, pienso que quizás lo siguiente podría ser de ayuda para aquellos que quieran información acerca de lo que los líderes en mi anterior iglesia afirmaron acerca de mi papel profético:

  • En octubre 3, 2008, el Dr. Meredith (Evangelista presidente de la Iglesia de Dios Viviente) me llamó y me dijo, “Dios puede considerar que usted sea un profeta.
  • En enero 2009, el Dr. Meredith me dijo por teléfono que si él (Dr. Meredith) era elevado al cargo de apóstol, estaba considerando ordenarme a mí (Bob Thiel) como profeta.
  • En febrero 4, 2009, el Dr. Meredith me dijo por teléfono, “Usted tiene un profundo entendimiento {en asuntos proféticos}–usted podría ser un profeta.”
  • A causa de las afirmaciones de Dibar Apartian, al final de ese verano o quizás al comienzo del otoño, le pregunté al Dr. Douglas Winnail, si él era parte de las discusiones al más alto nivel de la LCG que sostenían que Bob Thiel podía ser un profeta. Él dijo que sí.
  • Alrededor de este tiempo yo tuve un sueño aparentemente profético quizás reminiscencia de los sueños de José (Génesis 37: 5-11) y de la visión que Isaías debía enviar (Isaías 6: 1-8), como también algo de la visión de Pedro (Hechos 10: 17) que yo no entendí inmediatamente, pero como Pedro (Hechos 11: 4-17), se me fue haciendo más claro una vez que se presentaron por sí mismas las circunstancias de tiempo y se empezó a confirmar.
  • En noviembre y diciembre 2011, estuvo en consejo con mi pastor el Dr. Fall, como también con Gary Ehman, acerca de estos asuntos. Le dijo a ambos que yo pensaba que necesitaba recibir la imposición de manos en orden a validar la visión de que yo podía ser algún tipo de profeta. Ambos me dijeron que, en su visión relativa a ser un profeta, el bautismo era suficiente desde el punto de vista de la Escritura. Aunque eso sonaba lógico, la afirmación del Apóstol Pablo a Timoteo acerca de recibir la imposición de manos (1 Timoteo 4: 14) me dio una pausa personal. Y esa cautela me llevó a orar acerca de ello. Así, en lugar de concluir que tenía suficiente unción, considerando especialmente la relativa enormidad de algunas de las ramificaciones de esto como conclusión, busqué las escrituras y concluí que, quizás como Gedeón (Jueces 6: 36-40), que buscaría confirmación adicional, y preferiblemente Dios me la daría desde Charlotte.
  • En la mañana de diciembre 15, 2011, después de arribar a la sede central de la LCG en Charlotte, pedí reunirme con Gary Ehman pues yo deseaba ser ungido para algunos asuntos no deliberantes como también para pedirle a él que orara para que yo pudiera recibir sabiduría para mis reuniones con los evangelistas de la sede. Pero Gary Ehman no estaba. Así que en su lugar, pedí reunirme con Gaylyn Bonjour (con quien yo nunca había tenido ninguna discusión previa acerca de mi posible condición de ser algún tipo de profeta). Le pregunté a Gaylyn Bonjour si él haría la unción y oraría para que Dios me concediera sabiduría para las reuniones. Él estuvo de acuerdo. Pero cuando estaba imponiendo sus manos sobre mí, a Gaylyn Bonjour también se le ocurrió (esto no estaba planeado ni yo le dije nada para incentivarlo a ello) pedirle a Dios que me otorgara una “doble porción” de Su Santo Espíritu y me ungiera con aceite. Luego atendí una reunión con los evangelistas y entonces no tuve tiempo para discutir lo que esto podía significar con Gaylyn Bonjour.
  • En otra reunión con los evangelistas en diciembre 16, 2011, Richard Ames oró, con un “Amén” de la concurrencia, del Dr. Meredith y del Dr. D. Winnail, que “el Dr. Thiel” continuara haciendo la obra que Dios le había dado hacer, etc. Él también se refirió específicamente a mis escritos/trabajos cono “un testimonio adicional”. Por lo tanto, hubo una concurrencia con los frutos evangélicos y proféticos de esa obra. Los evangelistas de Charlotte de nuevo prometieron hacer ciertas correcciones de literatura en las cuales yo había insistido repetidamente por años.
  • En esta reunión de 12/16/11, se discutieron otros asuntos relacionados con Bob Thiel y la profecía, incluyendo el hecho de que para entonces los eventos del mundo se habían alineado ya con al menos 20 predicciones de mi libro 2012 y el surgimiento de la Secta Secreta. Adicionalmente el hecho de que algunas de mis predicciones especulativas acerca de Karl Guttenberg y Julia Gillard que acertaron a pasar desde la reunión de octubre de 2011 con el Dr. Winnail también fue mencionado. Puesto que el Dr. Winnail hizo la mayor parte de las preguntas relacionadas con los frutos proféticos, él y yo nos reunimos privadamente sobre eso. Mi comentario privado al Dr. Winnail fue que quizás los evangelistas deberían considerar si aquellas precisas predicciones especulativas eran simples coincidencias o posiblemente los frutos de un profeta. El Dr. Winnail pareció descontar eso entonces, o después, a pesar de la admonición bíblica de no despreciar las profecías (1 Tesalonicenses 5: 20).
  • En el domingo 12/18/11 por la noche en una recepción familiar de bodas, sin discutir el asunto, miré a Gaylyn Bonjour por algunos momentos, sin decirle nada y luego le pregunté, ¿Tiene usted alguna idea de lo que usted puede haber hecho accidentalmente?” Gaylyn Bonjour dijo, “Sí, creo que sí.”
  • En la mañana del lunes siguiente fue mi primera oportunidad de hablar con Gaylyn Bonjour privadamente para más detalles sobre la unción. Le pregunté a él que si era su práctica orar para que Dios otorgara una doble porción de Su Espíritu a las personas que él ungía, él dijo que no, que nunca había hecho eso por un individuo antes. Le pregunté a él si él tenía alguna idea de lo que él podía haber sido llevado a hacer inadvertidamente llevado por Dios, y me dijo que sí. Gaylyn Bonjour también dijo que la única “doble porción” que él recordaba de la Biblia era cuando Eliseo se convirtió en el profeta que reemplazó a Elías y como líder eclesiástico (2 Reyes 2: 9)–le dije entonces que esta era mi evocación también. Note que fue Gaylyn Bonjour, y no yo, quien primero estableció esta conexión.
  • En marzo 23, 2012, Gaylyn Bonjour me dijo que él sintió que en la Biblia la “doble porción del Espíritu” en la unción se relacionaba con “el paso del manto” y que no importaba lo que ciertos otros líderes dijeran porque es Dios, y no una organización de hombres, quien verdaderamente escoge a los profetas, etc.
  • En junio 29, 2012, expresé a Gaylyn Bonjour, el comentario escrito del Dr. Winnail en una carta fechada el 6/28/2 sugiriendo que mi conclusión de lo que parecía haber sucedido cuando fui ungido por Gaylyn Bonjour el 12/15/12 era “presuntuosa”. Gaylyn Bonjour no  estuvo de acuerdo con que el Dr. Winnail debía haber indicado que yo podía haber sido presuntuoso acerca de esto. Gaylyn Bonjour me  dijo que él sintió que yo estaba ejerciendo apropiada cautela y que ignorar lo que había sucedido parecería ser contra la voluntad, y posiblemente el plan, de Dios. Gaylyn Bonjour también afirmó que es Dios, y no los hombres, quienes “escogen a aquellos en la iglesia: primero apóstoles, luego profetas” (1 Corintios 12: 28).
  • En agosto 26, 2012, poco después de haber estado de acuerdo sobre una variedad de errores que necesitaban ser corregidos que yo había planteado, el Dr. Winnail le dijo a Bob Thiel, “Nosotros todos pensamos que usted podría ser un profeta”. En order a determinar quienes eran “Nosotros todos”, en septiembre 7, 2012, le pregunté si esto era una referencia a todos los tres evangelistas de la LCG con base en Charlotte y el Dr. Winnail estuvo de acuerdo.
  • En enero 7, 2013, el Dr. Douglas Winnail me envió un email, que incluía una afirmación, “hemos hecho comentarios de que usted “podría ser un profeta”.” Si bien él trató de ser despectivo acerca de esto en el email, el hecho es que los evangelistas de la LCG en Charlotte hicieron por años afirmaciones de que podía ser que Dios me considerara un profeta, que Dios podía estar entrenándome para tener un papel como profeta, que yo tenía el tipo de entendimiento profético que un profeta de Dios debe tener, y que yo realmente podía ser un profeta.
  • Por supuesto, es Dios quien escoge a los profetas (1 Corintios 12: 28), pero la realidad es que los evangelistas con base en Charlotte apoyaron decirme que Dios podía considerarme como ser un profeta. Así, aquellos que sugieren otra cosa deberían preguntarse a sí mismos a cuántos otros en la historia de la Radio/Universal/Global/Viviente Iglesia de Dios han dicho los principales líderes que Dios podría considerarlos a ellos como ser un profeta? Sugeriría que al único que se le ha dicho esto, al menos en múltiples ocasiones en el curso de los años, es a mí, Bob Thiel.

Puesto que es Dios quien escoge a los profetas (1 Corintios 12: 28), parece que quizás porque el Dr. Meredith personalmente no me ungió a mí, Dios tomó pasos para hacer que ese ungimiento fuera hecho por un miembro propiamente ordenado de entre los ancianos. Y esto sucedió. Y el ungimiento combinado con los eventos que sucedieron en la LCG desde el ungimiento (tales como la adopción de doctrina extraña) me forzaron a reconocer que la LCG no tenía más el manto de Filadelfia (ver también ¿Por qué Bob Thiel dejó la Iglesia del Dios Viviente?) e ir a establecer con fe la Continuación de la Iglesia de Dios (ver también ¿Qué hay acerca de la Iglesia de Dios Viviente? ¿Hay diferencias doctrinales con la Continuación de la Iglesia de Dios?).

En tanto que el Dr. Meredith, y para quien tenga entendimiento profético, en abril 17, 2013, la Iglesia de Dios Viviente, hicieron el siguiente reclamo (énfasis mío):

Uno de las más vitales y sin embargo descuidadas profecías en toda la Biblia se encuentra en 2 Tesalonicenses 2…

Para aquellos de ustedes que entienden la profecía, se hace obvio que este gran “hombre de pecado”, o “hombre de iniquidad”, enlaza directamente con la “segunda bestia” de Apocalipsis 13.

Ahora, el Dr. Meredith sabía que yo no estuve de acuerdo con esta posición pues por años le he enviado a él varios detallados escritos sobre esto.

¿Por qué traer esto aquí?

El Dr. Meredith deseaba distinguir entre aquellos que entienden la profecía y quienes no lo hacen. Así, si él no es correcto aquí, entonces esto muestra que de acuerdo a lo que él ha escrito, su iglesia obviamente no entiende este (y ciertamente otros) aspecto de la profecía.

Pero la Biblia es clara en que el “hombre de pecado” en 2 Tesalonicenses 2 debe ser la primera bestia, no la segunda (ver ¿Quién es el Hombre de Pecado de 2 Tesalonicenses 2?).

Esto es sólo prueba adicional de que yo y aquellos de nosotros en la Continuación de la Iglesia de Dios tenemos un mejor entendimiento de varios aspectos de la profecía que el Dr. Meredith ahora tiene (para otro ejemplo, vea también La Apostasía: Enseñanzas de la Biblia y de la WCG). Y aunque yo estoy cerca del más bajo nivel de profeta que el Nuevo Testamento menciona, ese nivel está todavía por delante de la posición de evangelista de acuerdo a la Biblia (cf. Efesios 4: 11). Esto puede explicar por qué el Dr. Meredith está en un error sobre un punto profético y él clama que debería ser tan obvio para aquellos que entienden la profecía (ver ¿Por qué Bob Thiel dejó la Iglesia del Dios Viviente?).

Comentarios conclusivos: Sumario de cómo determinar si uno es un verdadero profeta

Los falsos profetas son un problema, y continuarán siendo la causa de problemas (Mateo 7: 15, 24: 11, 24; Marcos 13: 22; Lucas 6: 26; Hechos 13: 6; 2 Pedro 2: 1; 1 Juan 4: 1; Apocalipsis 16: 13, 19: 20, 20: 10). Ver también ¿Por qué preocuparse acerca de falsos y heréticos líderes? y Elías: el pasado y el profetizado.

Los verdaderos profetas de Dios no necesitan venir de la corriente principal de respetadas instituciones teológicas, ser los mayores oradores, o llevar a cabo milagros en público.

Así, ¿Cuáles son los requerimientos para ser un verdadero profeta de Dios? Aquí están, son cinco:

1. Dios escoge/llama a la persona a ser un profeta (1 Corintios 12: 7-11, 28-30; Efesios 4: 11)–y esto se muestra en los siguientes dos ítems, con la genuinidad confirmada por los dos último.

2. En la era de la Iglesia, la persona normalmente necesita recibir la imposición de manos sobre él o ella y ser ungida por un ministro real de la Iglesia de Dios (1 Timoteo 4: 14; 2 Timoteo 1: 6).

3. La persona mostrará los frutos de un profeta (Mateo 7: 15-16, 20) haciendo predicciones que ocurrirán (si bien puede haber profetas que hagan predicciones para un futuro lejano que obviamente podrían también ser verdaderos o que definan ciertos ítems como especulaciones). Respecto a los profetas, Jesús afirmó “por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7: 20).

4. Los más dedicados siervos de Dios, y ciertamente la mayoría de los profetas, no se comprometerá indebidamente con organizaciones en asuntos de doctrina o verdad.

5. Las personas con el don de la profecía necesitan enseñar los mandamientos de Dios (Deuteronomio 13: 1-4; Isaías 8: 20), el evangelio de Cristo del reino (2 Corintios 11 3-4; Hechos 28: 30-31; Gálatas 1: 9), y no contradecir la escritura (cf. Juan 10: 35; Apocalipsis 22: 18-19).

Aquellos que no tienen lo anterior no son los verdaderos profetas de Dios. Y, incluso aquellos que tienen todo lo anterior estarán sujetos al ridículo –como yo lo he estado en 2013 (y a veces los profetas están sujetos incluso a la muerte, cf. Hebreos 11: 32-40; Apocalipsis 11: 3-7).

¿Seguiría usted, sin embargo, la conducción de alguno que reuniera todos estos requisitos en cuanto él tratara de seguir a Cristo? Si usted escuchara de alguno, ¿Qué haría realmente? Si usted cree en el gobierno bíblico de la iglesia y no acepta a los “apóstoles” auto-designados, ¿No consideraría usted a la Continuación de la Iglesia de Diospor cuanto su principal líder humano ha reunido los criteros proféticos?

Recuerdo, de acuerdo a Jesús, “una generación mala y adúltera busca señal” (Mateo 12: 39). Por favor acepte los criterios de que Dios, y no algunas organizaciones que claman representarlo a Él, ha fijado para determinar quién es un verdadero profeta de Dios.

Si usted está inseguro acerca de qué hacer, por favor sea como los de Berea y busque “las Escrituras diariamente para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17: 11). “Continúen orando firmemente, estando vigilantes y con acción de gracias; orando mientras tanto también por nosotros, para que Dios nos abra las puertas para la palabra, para hablar el misterio de Cristo” (Colosenses 4: 2-3), y hacer lo que Dos, por encima de cualquier humano, quiere que usted haga (Hechos 5: 29).

El título del sermón que di para el sábado 12 de enero de 2013 fue Cómo determinar si alguien es un verdadero profeta de Dios y está ahora disponible en el canal de YouTube ContinuingCOG. Algunos pueden también encontrar esto de interés.

Volver a la página en español de Continuación de la Iglesia de Dios

Thiel B. Cómo determinar si alguno es un verdadero profeta de Dios. www.cogwriter.com/true-prophet.htm 2012 2013 0425

Posted in Español